PIZZA DE QUESO DE CABRA Y CALABACÍN

La pizza, ese plato italiano que tantas pasiones levanta. Para mi no hay nada mejor que una buena masa fina casera, el relleno ya me da igual, puesto que gracias a su versatilidad, la base admite cualquier ingrediente.  Esta vez, he decidido hacer una pizza de calabacines y queso de cabra, con un aceite aromatizado con tomillo. Una cena ideal y con un sabor muy fino.

 

INGREDIENTES

  • 200 gramos de harina

  • 10 gramos de levadura fresca

  • Agua templada

  • 1 calabacín

  • Tomillo

  • Rulo de cabra

  • AOVE

  • Tomate triturado

 

 

MODO DE PREPARACIÓN

 

1-. Aromatizamos el aceite poniendo en un bol 3 cucharadas del mismo con unas cucharaditas de tomillo, mezclamos bien  y dejamos que el aceite se impregne de sabor.

2-. Preparamos la masa de pizza y para ello ponemos la harina en un cuenco con la levadura disuelta en un dl de agua templada. Añadimos ½ dl de aceite y una pizca de sal, y mezclamos.

3-. Trabajamos la masa hasta que esté bien ligada y dejamos reposar durante media hora. Luego  extendiendo la masa con un rodillo, formando un disco.

4-. Ponemos el tomate en la base de la pizza y metemos al horno precalentado a 180 grados durante unos 5 minutos. Mientras tanto, pelamos el calabacín y lo cortamos en finas rodajas. Hacemos lo mismo con el queso de cabra (un truco para que no se rompa el queso, es usar un cuchillo caliente o mojado).

5-.  Sacamos la pizza del horno, ponemos encima del tomate las rodabajas de calabacín y queso y horneamos durante 10 minutos más.

6-. Antes de servir la pizza, la regamos con el aceite aromatizado. Veréis qué cosa más rica.

 
 
 

 


 

BSO: Alone again or – Love

Love, banda encabezada por el excéntrico genio Arthur Lee, es un grupo de folk-rock psicodélico que tan de moda estaba en la costa oeste estadounidense en la segunda mitad de la década de los 60. Resultaba novedosa su influencia “multiétnica” ya que añadían pequeñas piezas de jazz, hard-rock, rocabilly, pop… Forever changes, su obra más sobresaliente (a mi humilde parecer) abre con la conmovedora declaración de amor “Alone again or”, una composición sensacional con su inconfundible juego de voces, trompetas,  guitarras y un aire flamenco. (Sí, sí, flamenco!) No es de extrañar que se haya convertido en todo un himno del grupo.

Un disco irrepetible que todo el mundo debería escuchar al menos una vez en la vida. Dadle al play y disfrutad de esta pequeña maravilla.

Latest Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *